HomeOcioterapiaMartes 13…del 2020 ¿Qué podría malir sal?

Martes 13…del 2020 ¿Qué podría malir sal?

Muchas culturas tienen supersticiones relativas a la mala fortuna: romper un espejo, gatos negros, pasar por debajo de una escalera. Un mito común a varios países latinoamericanos, España y Grecia es el del martes 13 como día de mala suerte…Pero ¿por qué?

Una explicación para la fama que tiene esta fecha en especial podría encontrarse en la combinación de ciertas circunstancias religiosas: Marte era el Dios romano de la guerra, por lo cual el día martes está regido por el planeta rojo, el de la destrucción, la sangre y la violencia.

Una explicación para la fama que tiene esta fecha en especial podría encontrarse en la combinación de ciertas circunstancias religiosas: Marte era el Dios romano de la guerra, por lo cual el día martes está regido por el planeta rojo, el de la destrucción, la sangre y la violencia.

Además, trece eran los asistentes a la Última Cena de Jesús: doce apóstoles y él. A Judas, el traidor, se le considera el número 13. Además es en el capítulo 13 del Apocalipsis donde se habla de “la bestia de siete cabezas”.

En el Kabbalah judío también se habla de 13 espíritus malignos, y en la mitología nórdica, Loki, el dios del mal, es el decimotercero invitado a una cena de dioses. En el tarot, la carta que se asocia a la muerte lleva el número 13. Para los egipcios, la fase 13 en el ciclo de la vida era la muerte.

Ambas convicciones (la del día y la de la cifra) se combinaron, tal vez por primera vez, el martes 13 de abril de 1204, cuando cayó Constantinopla en la Cuarta Cruzada. Algunas leyendas indican que también un martes 13 se produjo la mítica confusión de las lenguas en la Torre de Babel.

En fin, como sea, la verdad es que nosotros no tenemos ni la más pálida idea de por qué es considerado como día de mala suerte el martes 13 y tampoco los queremos espantar peeeeero….Hoy es martes 13 del 2020

dezmenalejandro@gmail.com

Conocedor de nada y aprendiz de todo, trotamundos de sillón, caminante de momentos, vine aquí por tabaco y me quedé para siempre.

Califica este artículo